Exposiciones prolongadas

Son muchas las ocasiones en las que; por la mala orientación del lugar, por la climatología, por una planificación errada del fotógrafo o tal vez por puro placer para obtener otro tipo de imágenes, son utilizados los filtros degradados neutros. Éstos filtros absorben parte de la luz y recrean escenas que el ojo no percibe; personalmente prefiero utilizarlos junto al mar, lagos, estanques, etc… aunque la creatividad la impone el mismo fotógrafo. Algunos los utilizan en escenas urbanas con resultados increíbles, y también son usados en bosques, arboledas y muy a menudo en zonas de cascadas y saltos de agua.

En el mercado existen gran variedad y dependiendo del tipo de fotografías que queramos hacer nos tendremos que decantar por unos o por otros. Es importante la calidad de éstos filtros, ya que al absorber gran cantidad de luz y someter las imágenes a exposiciones superiores a un minuto; es habitual que generen dominantes magentas. Y si el filtro no es de buena calidad, dicha dominante será mucho más acusada. También cabe reseñar, que cuanto más opaco sea el filtro (de mayor densidad), es muy posible que el magenteo posterior sea mayor. Es por ésta razón, al menos en mi caso y en el de otros muchos fotógrafos, que la versión final de las fotografías realizadas con éstos filtros sea en B&N. Aunque hoy en día, se pueden obtener resultados totalmente satisfactorios en color con un buen programa de retoque fotográfico.

Cuando quiero alargar el tiempo de exposición de manera exagerada, utilizo los siguientes filtros: Hoya NDx400 con rosca de 77 mm. y B+W 110-1000x con rosca de 72 mm. Ambos filtros me permiten a cualquier hora del día (preferentemente los días nublados) exposiciones superiores a 30 segundos. Y combinados con los filtros degradados Lee 0,9 – 0,6 y 0,3 consigo cielos asombrosos y agua con un efecto seda-niebla que causa gran impacto. Si lo que deseo es prolongar la exposición en menor medida, simplemente recurro a un filtro polarizador o a los Cokin Z-Pro 153 y 154; por ejemplo para saltos de agua cuando la luz del día es aún demasiado fuerte.

El procedimiento a seguir es bastante simple: elijo previamente el lugar dónde voy a hacer la fotografía, espero a un día preferiblemente sin sol y con algo de viento. De ésta manera, si hay nubes, éstas tienden a crear unas líneas de fuga dependiendo de la velocidad de obturación y también de hacia dónde sople la brisa. Si en la fotografía de paisajes no son buenas las prisas, para tomar éste tipo de imágenes menos aún. Lo más normal es que no obtengamos el resultado deseado a la primera… hay que hacer varias pruebas e intentos. Y solamente la práctica y la experiencia nos ayudarán a conseguir el efecto deseado. En mi caso, y utilizando los filtros anteriormente mencionados, no acostumbro a hacer exposiciones de más de dos minutos. En cuanto a los diafragmas, cierro desde f/8.0 en adelante (los mejores resultados los son los que oscilan entre f/9.0 y f/11). Intento que el iso sea el nominal de mi cámara (iso100), y como norma general no paso de iso200. Existen en internet tablas con el nº de pasos de luz que quita cada filtro (f-stop), para no tener que calcular las exposiciones a ojo. Personalmente prefiero hacerlo (mediante aprendizaje ensayo-error) en el mismo lugar que voy a hacer la foto, ya que varía mucho dependiendo de las condiciones de luz que haya en ese preciso momento. El proceso es lento porque es necesario enfocar y encuadrar sin el filtro puesto, una vez que tengamos la cámara preparada en el trípode y con el enfoque prefijado será el momento de roscar el filtro de densidad neutra y posteriormente colocar el portafiltros con los degradados Lee. Por último señalar que para exposiciones superiores a 30 segundos se hace imprescindible el uso de un cable disparador.

Aquí os muestro una imagen con los filtros degradados Lee, y a continuación la misma escena con los Lee combinados con el filtro Hoya NDx400 (ambas con un retoque básico en Lightroom). Cómo se puede observar, la diferencia entre una fotografía y otra es brutal. Posteriormente, he realizado un recorte para dejarlas en un formato cuadrado. También he procesado ambas en PS, y he añadido algo de viñeteo a la escena en B&N.

Canon 5D, 17-40 mm, 1/6 seg, f/11, iso 100

Canon 5D, 17-40 mm, 100 seg, f/16, iso 100

______________________________________________________________________________________________________________________________________

Algunos ejemplos de fotografías realizadas con ésta técnica; B&N y también en color:

“Paisaje desnudo” Canon 5D, 28-135 mm, 36 seg, f/11, iso 100

“Etang de Soustons” Canon 5D, 17-40 mm, 30 seg, f/11, iso 100

“Piscine Naturelle” Canon 5D, 28-135 mm, 18 seg, f/8.0, iso 200

“Flyschs en la Playa de La vega” Canon 5D, 17-40 mm, 60 seg, f/16, iso 100

“El baile de los cisnes” Canon 5D, 17-40 mm, 24 seg, f/9.0 iso 100

Hoy en día son muchos los fotógrafos que utilizan ésta técnica y gracias a la era digital todo es más sencillo. Así que, si aún no te has atrevido con éste tipo de fotografías, puedes hacerlo en cualquier momento. No es necesario disponer de localizaciones espectaculares ni tampoco de una luz maravillosa… solamente un filtro neutro y algo de creatividad en los encuadres para conseguir imágenes totalmente diferentes, plásticas y con gran atractivo visual.

Os dejo los enlaces de dos fotógrafos de referencia que son maestros con ésta técnica… sus imágenes son obras de arte:

Denis Olivier

Michael Kenna



Esta entrada fue publicada en Como Se Hizo. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.